ACFE

Servicios de reclutamiento, outsourcing de personal y administración de nómina

10 tips para ser más productivos en el trabajo

Autor www.merca20.com

Las empresas se preocupan por brindar a sus empleados las herramientas necesarias para efectuar su trabajo en tiempo y en forma, pero ¿esto es suficiente para que sean productivos? La respuesta podría ser no, ya que no sólo son indispensables los materiales, software´s y equipos electrónicos, sino también se requieren acciones por parte de los empleados para lograrlo, a continuación te presentamos ocho consejos para ser más productivos.

 

El portal Inc. establece siete cosas que deben hacer las personas para convertirse en empleados productivos, puntos que fueron comentados por Tony Wong- project management blackbelt. Estos son:

 

1. Establecer metas y tareas.

 

Es importante saber hacia dónde queremos dirigir nuestros esfuerzo, qué queremos lograr y saber qué tareas son las más importantes y priorizarlas por tiempo, importancia y relevancia. Realizar una lista al inicio del día es una tarea indispensable.

 

2. Evita el zapping de tareas.

 

El pasar de una tarea a otra rápidamente no es trabajar, de hecho el realizar esta acción más de 10 veces al día deriva a que el empleado comience a tornarse “empedrado”, o sea que no puede continuar haciendo con fluidez el trabajo. Y cuando esto sucede el IQ disminuye cinco puntos. Cuando el llamado “Multitask” se hace presente, el IQ disminuye en promedio 10 puntos, 15 en los hombres y cinco en mujeres.

 

3. Sé contundente acerca de eliminar distracciones.

 

Para finalizar una tarea es importante que se establezcan límites personales que vayan dirigidos a eliminar las distracciones, por lo cual se deben efectuar todas las acciones necesarias para que esto suceda. Si se requiere cerrar la puerta, poner una señal de ocupado o no molestar, o incluso desconectarse del teléfono, mensajes de texto o e-mail, se deben hacer.

 

4. Prográmate para revisar tu correo electrónico.

 

Escoger 2 ó 3 veces durante el día para usar el mal es la mejor opción, ya que si se revisa constantemente se crea ruido y afecta la productividad.

 

5. Usa el teléfono.

 

Con el apogeo del e-mail aveces olvidamos que existe el teléfono y que se creó para comunicarse con la gente, éste facilita que la comunicación sea más directa y clara por lo cual hay que utilizarlo; el correo electrónico es una muy buena herramienta, pero en ocasiones no soluciona las dudas o conflictos, por lo cual si contestas más de dos veces un mensaje quiere decir que debes utilizar el teléfono.

 

6. Trabaja en tu propia agenda.

 

No dejes las necesidades de otros se vuelvan tus prioridades, más bien organízate de acuerdo a las prioridades laborales de todo tu día.

 

7. Trabaja en intervalos de 60 a 90 minutos.

 

El cerebro utiliza más glucosa que cualquier otra actividad corporal. Normalmente cuando se trabaja más de 90 minutos en una misma labor, el cerebro gasta más glucosa; por lo cual es recomendable que se tenga un descanso: levantarse, ir a caminar, tomar un refrigerio o hacer algo completamente diferente.

 

8. Minimizar la actividad en redes sociales.

 

Para poder focalizarte en la actividad es necesario que omitas las distracciones y una de las más fuertes hoy en día, es entrar a Facebook, Twitter o cualquier otra red. Por lo cual se recomienda que sólo ingreses a tus cuentas para tomar ese break del que hablabamos en el punto anterior, pero que no lo hagas de manera intercalada cuando estás realizando una tarea.

 

9. Desconéctate de la mensajería instantánea.


Para que esto no se convierta en un elemento de disminución de tu productiva, es necesario que establezcas tu estado y que hagas que tus amigos lo respeten; así cuando no contestes o tengas el estado no disponible sepan que no deben molestar y que no quieres distraerte.

 

10. Evita las reuniones innecesarias y el “juntitis”

 

Habrá situaciones que requieran que los equipos de trabajo se reúna, como lo pueden ser gestionar planes de acción, agendas, temáticas, etc., pero otras tantas no lo necesitan así que hay que saber establecer qué asuntos sí y cuáles no. De igual manera habrá clientes que querrán reunirse pero los temas a tratar no son relevantes o simplemente no hay un tema central, por lo que este tipo de juntas son las que hay que evitar.