ACFE

Servicios de reclutamiento, outsourcing de personal y administración de nómina

Cómo nos afecta tener un mal empleo

www.blog-de-empleo.com

Hasta ahora, siempre se había pensado que para nuestra salud mental, siempre era mejor tener un trabajo, cualquiera que éste fuera, que no tenerlo. Sin embargo, un estudio realizado recientemente en Australia, revela lo contrario.

 

Bien es cierto que estar parado no es una situación agradable para nadie, y que en muchas ocasiones esta circunstancia puede provocar depresión, ansiedad y otras muchas enfermedades mentales. Sin embargo, tener un trabajo mal pagado, estresante, sin seguridad de futuro etc, puede llegar a ser aún peor para la salud mental.

 

Así lo afirma un estudio realizado por una universidad australiana y publicado recientemente por la revista Occupational and Environmental Medicine.

 

Para realizar el estudio, sus autores compararon a los parados con aquellos que tenían un empleo de baja consideración social o en el que no estaban bien pagados, y descubrieron que en ese caso, las ventajas psicológicas de tener un empleo desaparecían.

 

Sí que es cierto, que los  parados mejoraban su salud mental cuando encontraban un empleo, pero este efecto desaparecía de nuevo si este trabajo era de baja calidad. De hecho, entre los puestos de baja consideración o un mal salario los problemas psicológicos como las depresiones tendían a aumentar.

 

Además, el grupo de individuos que experimentó un declive más acentuado en su bienestar psicológico fue el de aquellos que tenían peores trabajos, según el estudio elaborado en la Universidad Nacional de Australia en Melbourne. “La salud mental de aquellos que estaban desocupados era comparable o superior a aquellos que tenían empleos de la más baja calidad psicosocial”, concluyen los autores.

 

En conclusión, el estudio afirma que tener un mal empleo, en el que se tienen malas condiciones, poca estabilidad y está mal pagado, puede agudizar este tipo de problemas psicológicos. 

 

Por eso, es importante que intentemos siempre mejorar nuestra situación laboral, pensar en nuestra carrera profesional y cómo podemos seguir avanzando. De este modo, los nuevos retos mantendrán nuestro interés y nos ayudarán a mejorar también personalmente.