ACFE

Servicios de reclutamiento, outsourcing de personal y administración de nómina

¿Cómo pactar correctamente la salida de la empresa?

www.blog-de-empleo.com

A pesar del pensamiento de que lo bueno es mantener el mismo puesto a lo largo de nuestra vida profesional, el cambio es una opción que debemos plantearnos porque cuenta con interesantes beneficios. Como seres humanos, necesitamos el cambio. Nos atrofiamos si las cosas son siempre igual. Lo que antes era interesante y agradable, puede haberse convertido hoy en algo rutinario. Al igual que nuestra vida va cambiando, a menudo nuestras necesidades laborales necesitan cambiar en igual medida. Esta necesidad puede tratarse de un cambio de trabajo, compañía o carrera. En este caso, se debe pactar la salida de la organización para una correcta gestión de su cambio profesional.


¿Cómo salir de su empresa sin cerrarse las puertas en el futuro?

 

El mundo profesional es un pañuelo. Del amor al odio empresarial hay un pequeño trecho. La ira y el enfado pueden ocurrir cuando un empleado desea romper con todo y empezar una nueva etapa.

 

Desde este punto de vista, a juicio de Balbina López de la Torre hay una serie de factores a tener en cuenta a la hora de pensar en un cambio profesional:

 

A) Planifica tu decisión. Si voy a seguir, estoy más satisfecho porque no estoy tan mal como pensaba. Si opto por marcharme debo estructurar mi entrevista con mi supervisor (mando superior inmediato). Debe de conocer mi escala de valores y los hechos que hacen que tome esa decisión. Necesito una planificación coherente

 

B) Busca un aliado en tu supervisor superior. Detecta si es un interlocutor válido que te pueda apoyar en tu decisión de irte. Debes pedirle discreción a la hora de manejar la información confidencial que le proporcionas. Evita que se entere toda la empresa antes de marcharte, porque puede reducir tus posibilidades de negociación. Si planeas bien la estrategia puedes tener un aliado en la entrevista final con el área de RRHH

 

C) Elige el momento adecuado de la entrevista en función de tu agilidad y de las variables que tienes en ese momento (tener un trabajo estable o una posible oferta). No debes demorar demasiado esta entrevista y debes planificarla. Hay que elegir bien el momento que no interfiera el ritmo habitual de la empresa. El momento más tranquilo. Si puede ser durante la comida mejor, así se evitan tensiones.

 

D) Valora la entrevista mantenida, puedes seguir? Analiza la conversación mantenida y los imputs recibidos: Después de esta conversación puedes saber si puedes tener posibilidades de un aumento; sabrás en seguida si tienes un aliado o por el contrario tienes un nuevo problema adicional.

 

E) Cuidado con perder tu credibilidad: Desde este momento, las opciones son variadas; puedes tener opción de promocionarte con lo cual puede haber opciones de renegociación. En el peor de los casos, te puedes ir con la cabeza alta sabiendo que no ha habido manera de mejorar tus condiciones. Has perdido tu credibilidad como empleado y será complicado que puedas utilizar este tipo de entrevista como herramienta de negociación de condiciones laborales

 

F) No abuses de la estrategia como fórmula de funcionamiento. La tienes que utilizar una vez tengas claro si tienes opciones de triunfar en la negociación de tus condiciones laborales. Pero no debes abusar de esta estrategia. Por eso, hay que elegir la situación ideal en el contexto empresarial adecuado. Este tipo de momentos no sucede a menudo.

 

G) Negocia con garantías con el Dpto de RRH. Ha llegado el momento de la verdad. Posiblemente tengas que abordar la siempre incómoda entrevista con el Dpto de RRHH. En función de la entrevista anterior estaremos hablando de renegociación o de ejecución del finiquito. Procura mantener el tipo en esta reunión, porque en cualquier momento puedes tener opción de recolocación dentro de la empresa a corto y medio plazo. Por eso, si te marchas no seas excesivo con tus reivindicaciones.

 

H) Sigue en contacto con tu antigua empresa. Si te marchas, mantén, sin caer en la pesadez, un contacto estrecho con tu empresa. Como ya sabes este mundo es un pañuelo y si hoy sobras mañana puedes ser necesario. La rotación en las empresas es muy alta. Sigue ahí, mañana el nuevo director de RRHH puede volver a contar contigo. Por eso, no debes cerrarte las puertas para ello debes controlar tus emociones y ser práctico. Siempre puede haber un proyecto en el que puedas incorporarte. Actuar con educación al momento de salir de la empresa es beneficioso porque convierte los antiguos colegas en futuros contactos. Por otro lado, la antigua organización puede convertirse en un cliente o proveedor.

 

I) Busca un sustituto. Si formas y aconsejas a quien te va a reemplazar, la transición de una persona a otra será más fácil, la ruptura no será tan dolorosa para la empresa y quedarás muy bien delante de tu ex compañía. Cuida tu imagen laboral.