ACFE

Servicios de reclutamiento, outsourcing de personal y administración de nómina

Cuida tu salud y date un break en la oficina

Alejandra Aranda

¿Te arden los ojos, te duele la espalda, ya te salieron varices o te das cuenta de que tu pantalón ya no cierra? El exceso de trabajo te obliga a pasar largas horas sentado frente a la computadora y tener una vida sedentaria lo que puede traer consecuencias que a la larga mermarán tu salud y desempeño laboral.

 

No se trata de buscar culpables, pero si de hacer lo que esté en tus manos para reducir el impacto inevitable de este estilo de vida, y por qué no, ayudar a que la estancia en tu trabajo sea más ligera.

 

A continuación te damos cinco tips de cosas que puedes hacer y que no implicarán descuidar tu trabajo, pero sí organizarte y ser disciplinado.

 

Personaliza tu lugar de trabajo

 

Colocar una pequeña maceta con una planta, la foto de tus mejores amigas o alguna imagen que te agrade, te podrá ayudar a que te sientas más cómodo y darle un toque menos serio a tu lugar de trabajo.

 

Si tu oficina no tiene una vista por lo menos a un parque o a un árbol, sin importar si eres hombre o mujer, el tener una planta pequeña sobre tu escritorio, además de darle armonía, le dará un toque de vida. Recuerda comprar una planta para sombra y cuidarla para que dure.

 

Cuida tu postura

 

Es común que después de tres horas de estar sentado, te caches totalmente encorvado frente a tu monitor, y sí tratas de enderezarte lo primero que haces es exclamar un ¡ay! provocado por el dolor; no te preocupes, ocúpate.

 

Aunque cueste un poco de trabajo al principio, hazte a la costumbre de corregir tu postura constantemente. No importa cuántas veces tengas que acomodarte en la silla, hazlo y ten cuidado de mantenerte de esa forma.

 

El prestar atención a tu postura ayudará a evitar dolores de espalda y contracturas principalmente pero hay muchas otras funciones corporales que están directamente relacionadas con tu postura.

 

Debes prestar atención a la distancia que tienes con el monitor de la computadora. El corregir tu postura debe esta también enfocado a marcar un espacio adecuado entre tus ojos (y en general la parte superior de tu cuerpo) y la pantalla.

 

Aunque no lo creas, tu postura también influye en la calidad de tu respiración y la oxigenación de tu sangre y cerebro. Si estás hecho bolita o encorvado difícilmente estás aprovechando tu capacidad pulmonar de manera eficiente lo que provocarte desde cansancio aparentemente inexplicable, hasta fuertes dolores de cabeza.

 

Como podrás notar, cuidar la postura no beneficia exclusivamente una función de tu cuerpo, sino a otras como la vista o respiración.

 

Busca un tiempo libre

 

En algunas empresas hay horarios establecidos para tomar un descanso de algunos minutos, pero en otras únicamente solicitando autorización de tu jefe es posible darte un break. Cualquiera de los dos casos a los que te enfrentes, así sean 10 o 15 minutos, es importante que los aproveches al máximo. Éste no es tiempo perdido, sino tiempo invertido en tu productividad y está diseñado para que te despejes y puedas volver a tus actividades con una perspectiva “fresca” o renovada.

 

Un error en el que muchos trabajadores caen es que en sus momentos de descanso prefieren seguir frente a la computadora, ya sea revisando su correo personal, su Facebook o chateando y no salen a despejarse.

 

Aunque sea poco tiempo, en tus descansos puedes:

 

-Avanzar la lectura de ese libro que te mantiene pegado a sus páginas

-Salir a la tienda a comprar dulces o simplemente para caminar

-Platicar con tus compañeros de trabajo

-Hablar por teléfono con tu mejor amigo o familia

-Salir a hacer algún pago al banco

-Ir a bolear tus zapatos

-O hasta retocar tu maquillaje

 

Además de que estos breaks te ayudan a romper tu rutina, sirven para despejar tu mente y cargar un poco la pila para seguir con la jornada laboral.

 

Come sanamente

 

Sin lugar a dudas, los hábitos alimenticios de la mayoría de los trabajadores son bastante malos. La falta de tiempo para preparar una comida nutritiva, el estrés o el antojo, pueden llevarte a consumir alimentos chatarra.

 

Haz la prueba y trata de, al inicio de semana, comprar un paquete de barritas integrales, frutos secos o verdura con chile en polvo para que, si tienes oportunidad de tomar un snack mientras trabajas, consumas alimentos que no te hagan subir de peso.

 

Así como el abusar de la comida chatarra puede afectar a tu salud, el omitir alimentos o no comer a tus horas puede causarte una descompensación. Trata de que tanto tú, como tus jefes, respeten el horario de comida, de nada sirve que desayunes a las 7:00 am y que sean las 4:00 pm y no hayas probado bocado.

 

No olvides que si no estás bien alimentado, te enfermas más seguido, te da más sueño y por lo tanto es probable que tu productividad se vea afectada.

 

Sal a tiempo de la oficina

 

Ya sea para comer, en tu break o simplemente porque ya es tu hora de salida, te recomendamos que no excedas tus horas de trabajo.

 

Como empleados, jefes, agentes libres o investigadores, no estás exentos del estrés de la jornada laboral, el tráfico, o las preocupaciones personales que impactan principalmente en el desempeño laboral y la salud, pero sí puedes implementar una serie de acciones que ayuden a disminuir o evitar el desgaste excesivo. Esperamos que por lo menos uno de los consejos que te damos sean de utilidad y poco a poco ayuden a mejorar tu calidad de vida en el trabajo.