ACFE

Servicios de reclutamiento, outsourcing de personal y administración de nómina

El derecho a trabajar en las personas con discapacidad

universiablogs.net

Para la mayoría de las personas trabajar es una necesidad para poder subsistir, una necesidad que para algunos puede ser vocacional y para otros odiosa, para unos será más necesidad que para otros, pero en general sólo se trata de eso... de una necesidad.

 

En cambio, para las personas con discapacidad ya no sólo se trata de una necesidad, que incluso puede ser una necesidad mucho mayor que para una persona sin discapacidad, pues necesitará más recursos para su vida diaria (ayudas técnicas, adaptaciones, asistentes personales, etc.), sino que además se convierte en un derecho, es decir, las personas con discapacidad tienen derecho a trabajar, derecho a ser valoradas como cualquier otra persona en búsqueda de empleo, derecho a tener sus propios ingresos y no ser económicamente dependientes de sus familias, derecho a disfrutar haciendo su trabajo...

 

Para cualquier persona tener un empleo es como tener algo más en su vida, pues tiene más cosas fuera de su trabajo (amistades, pareja, ocio, etc.). Sin embargo, para las personas con discapacidad tener un empleo va más allá de recibir un salario, pues significa motivación, autonomía, libertad, una oportunidad para demostrar su valía; en definitiva, un lugar donde realizarse como persona. Además, en ocasiones cuando se tiene una discapacidad se tiende al aislamiento, especialmente en zonas rurales, donde el acceso a la formación y al empleo es bastante más complejo, por lo que aquí el papel del empleo adquiere una doble función: por un lado la propia labor de trabajar lleva consigo las ventajas comentadas anteriormente y por otro lado, supone una motivación para sentirse útil y además un lugar donde conocer personas fuera del ámbito familiar.

 

Muchos empresarios afirman que las personas con discapacidad son empleados más productivos. La cuestión, desde mi punto de vista, está en que el ser humano siempre valora las cosas cuanto más inaccesibles son, mientras que las cosas que tiene cada día no sabe valorarlas. Por eso, las personas con discapacidad, siendo conscientes de la dificultad que supone encontrar un trabajo acorde a sus necesidades, valoran más sus puestos de trabajo y ponen todo su empeño para dar lo mejor de sí mismos.