ACFE

Servicios de reclutamiento, outsourcing de personal y administración de nómina

El inglés en el mundo laboral

Sofía Saucedo Orozco

Hoy en día un requisito común para conseguir empleo es el dominio del idioma inglés y si tú eres de las personas que con tan sólo leer esa palabra siente angustia, no te preocupes, en este artículo podrás encontrar consejos que te servirán a la hora de poner en práctica tu inglés.

 

En muchas empresas lo primero que te preguntan es “¿Cuál es tu porcentaje de inglés?” lo cual es complicado de contestar, así que si cuentas con certificaciones como el TOEFL, CAE o Teachers se los hagas saber, con esto les será más fácil determinar tu grado de conocimiento, además de contar con certificado que lo respalda.

 

Si desde que te contactaron se interesaron por tu nivel de inglés, lo más probable es que en la entrevista haya una sección de preguntas o conversación en inglés. Lo que debes de hacer es repasar algunas reglas básicas del inglés o cuestiones que sabes que se te dificultan; en otras palabras: mentalízate a que vas a hablar inglés y refresca tu memoria.

 

También es importante que durante este ejercicio pienses en el vocabulario que sin duda utilizarás. Por ejemplo, si aplicaste para un puesto en Mercadotecnia, entonces ten en mente que deberás dominar términos como publicidad, campaña, presupuesto, investigación de mercado, etcétera.

 

No es que exista un manual de las entrevistas en inglés, pero por lo general se realizan preguntas del siguiente tipo:

 

- Cuéntame brevemente sobre ti

- ¿Por qué te interesa trabajar en esta empresa?

- ¿Cuál es tu experiencia laboral?

- ¿Dónde te ves en 5 años?

- ¿Cuáles dirías que son tus fortalezas y tus debilidades?

- ¿Cuál ha sido tu mayor logro?

- ¿A qué retos te has enfrentado y cómo los venciste?

 

Asegúrate que puedas contestar a todas estas preguntas en inglés.

 

Las empresas suelen aplicar exámenes de inglés a los candidatos, pero suelen esperar a la segunda entrevista y es común que te avisen para que así puedas prepararte.

 

La cuestión es que tomes tus precauciones y te presentes a la entrevista con la mayor confianza y seguridad en ti mismo. Recuerda que los entrevistadores no sólo van a medir tu nivel de inglés, sino también tu capacidad de respuesta y de enfrentarte a situaciones inesperadas. No te preocupes por cuestiones como tu acento o la precisión de las palabras empleadas, procura que la conversación fluya y no te pongas trabas tú mismo, mantén las cosas simples.

 

Si al final de la entrevista crees que tu nivel de inglés dejó mucho que desear o si crees que has perdido la práctica, no dudes en inscribirte en alguna escuela especializada que te brindará las herramientas necesarias para obtener el trabajo que anhelas. Recuerda que en este mundo globalizado donde existe tanta competencia, el dominio del inglés te puede abrir muchas puertas.