ACFE

Servicios de reclutamiento, outsourcing de personal y administración de nómina

Relaciones Sentimentales en la Oficina

www.aprendemas.com

Durante mucho tiempo, las relaciones personales entre compañeros no eran bien vistas en muchas empresas, una tendencia que, sin embargo, empieza a desaparecer. Lo que hace unos años podía considerarse un escándalo es, a día de hoy, una práctica más que habitual. Incluso son muchas las compañías que han dejado de preguntar por el estado civil del candidato el proceso de selección.


Quizás porque ayuda a conciliar la vida personal y laboral o porque es un signo más de motivación en el trabajo, lo cierto es que uno de cada tres trabajadores ha confesado a Randstad que estarían dispuestos a tener una relación sentimental en el trabajo. Eso sí, son más recatados que el año pasado cuando más de la mitad de los entrevistados se mostró partidario de mantener este acercamiento.
 

Asimismo, se aprecia un aumento de la cifra de trabajadores que se muestran a favor de mantener una relación con un compañero de trabajo eliminando la posibilidad de que sea con su jefe, pues pasa del 6% en 2009, al 10% en 2010 y hasta el 14% en 2011.
 

Con respecto a la normativa que regula este tipo de relaciones sentimentales en el trabajo, desde Randstad informan que no lo máximo que se puede encontrar son pronunciamientos judiciales sobre prácticas empresariales y generalmente vinculadas con el acoso laboral, pues no están reguladas por ley. Es decir, se trata de regular la posible vulneración del derecho a la intimidad y la protección del trabajador en supuestos de acoso o de conflictos de intereses.
 

Y cita a Estados Unidos como ejemplo cuando se refiere a algunos países que han dado pasos en este sentido. En el país norteamericano existen una especia de “contratos de amor” que las empresas hacen firmar a los empleados para informar que la relación consentida y mutua que existe entre dos trabajadores. De esta forma, aseguran, se evitan posibles denuncias por acoso laboral.
 

Consejos

 
Aunque esté más normalizado el hecho de mantener una relación con otro miembro de la empresa, Randstad aconseja a los trabajadores cuidar su intimidad en el entorno laboral, es decir, separar la parte profesional de la personal para evitar que se mezclen los problemas derivados de uno y otro ámbito.

 

No obstante, las relaciones personales en el trabajo no siempre tienen que ser negativas y en muchos casos van asociadas a un aumento de productividad en el puesto de trabajo, debido a un incremento de energía y confianza, constatan desde Randstad.